lunes, 23 de abril de 2012

REGIMEN FASCISTA DE CORREA GENERA MÁS DESEMPLEO


18.600 compatriotas se disputan 50 cupos para ingresar al Cuerpo de Bomberos de Quito.

Lo que no dice la noticia es que miles de los aspirantes son jóvenes que no pudieron ingresar a las universidades, otros tantos de miles de aquellos que se vieron forzados a abandonar su carrera universitaria ante el cierre de 14 universidades que fueron sometidas a evaluación por el régimen y otros tantos que peregrinan de oportunidad en oportunidad aspirando a obtener un trabajo estable.

Pero ese es un aspecto que nos permite observar la convocatoria del Cuerpo de Bomberos. 50 cupos contra una demanda de trabajo que en el país crece sobre manera y que por sí misma tiene la capacidad de desnudar las mentiras del régimen fascista de Alianza País que no deja de generar crisis que sobre todo arrastran a los sectores más deprimidos del país.
En la Universidad Estatal de Guayaquil no pudieron ingresar 25.272 aspirantes. En la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí 5.600, en la Universidad de Cuenca 11.000. Precisamente ahora 38.000 jóvenes se quedaron sin estudios y un porcentaje muy bajo de ellos plegarán al plan de contingencia preparado por la SENECYT .

El régimen de Correa interpreta el problema de la educación de manera sesgada de la debilidad estructural que tiene el Estado por responder al interés de las mayorías.
La educación es sistémica y opera sobre una base material que está definida por las relaciones sociales en la producción. Es decir se educa y forma a los jóvenes sujetos de la propuesta económica que opera en la estructura política del país.

El actual proceso reformista y reestructurador del viejo estado manejado por la burguesía burocrática que ha utilizado el gobierno de Correa para suplir ese requerimiento, apunta a fortalecer la tesis estatal de “industrializar” la economía a partir de la reprimización de ésta. Es decir, evolucionar la semi feudalidad y la condición de semi colonia del país bajo un régimen industrial que se apoya sobre estas dos caracterizaciones bases del país.

Se ha elitizado la educación. Miles y miles de jóvenes son empujados a la informalidad, otros a la marginalidad social y no pocos que caen bajo el régimen represivo de un gobierno que a militarizado la sociedad bajo preceptos fascistas donde el revisionismo tiene una responsabilidad histórica que en el tiempo tendrá que confrontar ante el proletariado y pueblos del Ecuador, que contrario a lo que proclama Corre, ni olvida ni perdona…

18 mil jóvenes por 50 puestos de trabajo en el Cuerpo de Bomberos. No porque precisamente esa sea una “noble institución”, sino porque no hay alternativas laborales.

Paralela a estas noticias, una nota de prensa da cuenta de la “captura” de ocho militares que ejecutaron a 3 jóvenes sin motivo apàrente en la ciudad de Guayaquil. Un escenario con los mismos actores y el mismo director que se repite cotidianamente en el país. Es decir, el régimen manda a los jóvenes a la desocupación y los aparatos represivos los matan y en el mejor de los casos los encarcelan con banales argumentos.

El viejo estado se hunde, está podrido, sus entrañas emanan un fétido olor a corrupción. Donde se pone el dedo salpica una pus pestilente. Precisamente en estos días el Gobernador de Guayas fue destituido conjuntamente con sus funcionarios de las Comisarías por actos de corrupción.  Sindicalistas, revisionistas, oportunistas, electoreros, burgueses y terratenientes. Juntos por la revolución ciudadana que fortalece la posición burgués-terrateniente en contra de las masas oprimidas, explotadas y reprimidas.

Hay que ayudarle a fenecer al viejo estado. No cabe duda, cada vez más la necesidad de destruirlo se precipita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario