martes, 26 de junio de 2012

SI NOS ATREVEMOS A LUCHAR CONQUISTAMOS NUESTROS DERECHOS.

EL RÉGIMEN DE RODILLAS ANTE LOS TRABAJADORES CONSCIENTES.

Que el pueblo luche por sus reivindicaciones y propósitos no son garantía de triunfo si por medio no se le imprimen a estas luchas correcta dirección comunista.


El proyecto de evaluación y acreditación universitaria emprendida por el régimen fascista de Correa además de generar una situación crítica en los jóvenes estudiantes de 14 universidades intervenidas sumieron a los trabajadores de esos centros educativos (negocios) a una situación de incertidumbre en medio de los más aberrantes atropellos a sus derechos.

No pago de sus derechos adquiridos (salarios) por más de 6 meses, usurpación de sus aportaciones al régimen de “seguridad pública” (IESS), de sus fondos de reserva, pago por concepto de préstamos quirografarios e hipotecarios, vacaciones etc., etc, que fueron consumados por las administraciones privadas coludidas de manera dolosa con instituciones estatales como el Ministerio de Relaciones Laborales, el  Servicio de Rentas Internas y el Instituto de Seguridad Social.

La presencia del Frente de Defensa de las Luchas del Pueblo en una de las universidades intervenidas y suspendidas determinó se marque la diferencia no solo en el carácter de la lucha y sus objetivos, sino en la instrumentación de ésta para desnudar el carácter de clase del viejo estado y con él de la educación.

Rebasar los mecanismos de lucha pacífica para inscribirlos en el orden de la lucha de clases, abierta. Una contundente medida de hecho marcó también la diferencia de los otros centros de educación superior que en alguna medida se limitaron o ahogaron en la dispersión política, en la carencia de correcta dirección donde actores del revisionismo y del oportunismo electoral trataron de anidar sus concepciones arrastrando a las masas a la inacción y consiguientemente complicidad con las decisiones del viejo estado y el oprobio de la empresa privada.

Haber decido la toma de una de las Universidades suspendidas por parte de los trabajadores fue una decisión oportuna que sienta un importante precedente precisamente ahora cuando el régimen fascista de Alianza País ha criminalizado la protesta  popular, cuando el totalitarismo burgués-terrateniente no “negocia” con “terroristas”, “subversivos”, con quienes desde la medida de hecho “chantajean al estado”, un puñado de docentes, personal administrativo y trabajadores de base de la Universidad Alfredo Pérez Guerrero quienes identificados como trabajadores conscientes en respuesta a la pretendida intención de discriminar nuestros roles por parte de la prensa burguesa y el gobierno, en un acto de conciencia política y con correcta dirección ideológica que es los que determina el acertado rumbo del Frente, doblegó la radicalidad y furia burguesa quienes ante la decidida lucha de los compañeros se vieron forzados a flexibilizar sus posiciones y ceder ante el pliego de peticiones haciendo que tanto el Estado a través del régimen fascista como de la empresa privada asuman sus responsabilidades ante los delitos que cometieron unos y otros en contra de los derechos de los trabajadores.


Pero más allá de las conquistas que una vez más los trabajadores consientes le arrebatamos al viejo Estado están otros aspectos que fueron evidenciándose en la lucha y que citamos a continuación:

·         Haciendo uso de los medios de prensa de oposición que pretendieron encontrar en la lucha de los trabadores conscientes la oportunidad de utilizarlos con su afán de oposición política al régimen pudimos exteriorizar al proletariado y pueblo del Ecuador el carácter rapaz, corrupto, semi feudal del viejo Estado. Además el carácter feudal de la educación en el país y las debilidades estructurales de la reforma al nuevo sistema de educación superior.
·         Haciendo hincapié en la televisión y demás medios estatales, hemos podido hacer conocer de manera más clara y decidida el carácter feudal y semi feudal que imprime la empresa privada en las relaciones laborales con los trabajadores.

·         Este espacio de lucha nos permitió contrarrestar el oportunismo de Lourdes Tibán, asambleísta de Pachakutik quién ahora coludiendo con los antiguos administradores de las Universidades suspendidas pretendieron utilizar a los trabajadores para fortalecer sus tesis de oposición burguesa con fino cálculo pre-electoral contra al régimen burocrático y fascista de Correa. La diferencia que no pudo auscultar esta miserable oportunista fue evidenciar que una cosa es comprar la conciencia del revisionismo y del oportunista y otra confrontar a los comunistas cuando direccionamos los esfuerzos de la clase y de las masas por conquistar con lucha sus derechos y libertades.

·         Que no debemos temer al viejo estado. Que con lucha podemos conquistar nuestras reivindicaciones. Que sucumbir al derecho de la legítima rebelión que más allá que esté estipulado en la Constitución, está avalada por nuestros derechos adquiridos con un trabajo sujeto de agravios, ilegitimidades y otras afrentas más por parte de la empresa privada y del aparato burocrático (viejo estado).


La lucha emprendida por los trabajadores conscientes se desenvolvió sujetos de tres consignas básicas:

“NO PERMITIREMOS QUE NI EL ESTADO NI LA EMPRESA PRIVADA ATROPELLEN NUESTROS DERECHOS”

“LA REBELIÓN SE JUSTIFICA”

“SE LLENAN LA BOCA CON LOS DERECHOS HUMANOS: ¿DÓNDE ESTÁN LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES?”

“CON LA LUCHA SE CONQUISTAN LIBERTADES Y DERECHOS”

Definitivamente la medida hasta aquí ha sido un éxito. El beneficio directo que tienen 3.800 trabajadores al haberle arrancado al viejo estado el pago de las remuneraciones desde que se hicieron cargo de las Universidades intervenidas, la creación de un plan de contingencia para los trabajadores y obligarlos a precipitar acciones legales contra los delincuentes (patrón de comportamiento de la burguesía en el Ecuador) de las administraciones privadas son sin lugar a dudas un éxito de la clase y del pueblo.


Una pequeña batalla más que le ganamos al viejo estado, no dudamos se constituya en un escaño más en la victoria final que tenemos que imprimirle al imperialismo, a la gran burguesía, a los grandes terratenientes y al revisionismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario