jueves, 2 de mayo de 2013

POR UN 1º DE MAYO PROLETARIO, ROJO, COMBATIVO.



El proletariado y demás masas explotadas del Ecuador asisten a la conmemoración del 1º de mayo en medio de profundas contradicciones.

El proceso de restauración del viejo Estado ha sumido a la clase obrera en la más crítica situación económica y política.

La mayor disposición de la gran burguesía y de los grandes terratenientes por extraer del trabajador el mayor plus valor de su trabajo, la imposición de jornadas  laborales más largas sobre la base del mismo salario básico (USD318)  que no tiene la capacidad de reproducir la fuerza del trabajo en la medida que representa el 50% de la canasta básica, ha determinado la mayor pauperización de vida de las masas de trabajadores.

Pero la gran burguesía y los grandes terratenientes no operan básicamente en la base, en la estructura, sino que se apoyan en la superestructura y “consolidan” un acumulado político que les ha favorecido el revisionismo y el oportunismo para generar la desorganización,  dispersión y cierto grado de escepticismo en la organización sindical (fundamentalmente).

Esa es la reforma del viejo aparato estatal. Apuntalar la base productiva, evolucionar las relaciones de producción manteniendo su estructura básica (semifeudal y semicolonial) y neutralizar la reacción popular haciendo uso de mecanismos fascistas que de una u otra manera hasta hoy le han dado resultado.

Precisamente en estos días, sindicatos como el de los trabajadores de la Salud ha sido golpeado de la manera más miserable, y no solo por el gobierno que propicia la desmovilización política de los Inspectores de la Salud, sino también la utilización en este proyecto corporativista, anti trabajadores y atentatorio a las más elementales formas de organización de la clase obrera de su aliado más importante: el revisionismo.

La figura de los revisionistas del Partido Comunista del Ecuador (cabezones) que en la actualidad manejan la Confederación de Trabajadores Públicos (creada con auspicio del régimen), hoy en manos del revisionista y oportunista Marcelo Solórzano, dirigente de los trabajadores del sector eléctrico, asambleísta de Alianza País y cuyos tentáculos llegan a la dirección nacional del sindicato de la salud, también dirigida por otra revisionista del mismo partido político (PCE) María Bachón Alvarado, de espaldas a las bases ha coludido con el régimen corporativista y fascista de Alianza País para atacar al sindicato, desmovilizarlo y apuntalar la estrategia burgués-terrateniente contra la organización sindical.

El proceso de reclasificación de trabajadores dirigido a  600 inspectores de la salud que representan la fuerza gremial política más fuerte del país y que estaban bajo contrato colectivo los coloca bajo el régimen de la LOSEP (Ley Orgánica del Servidor Público), es decir en condiciones de inacción política,  prácticamente aniquilando la organización de los trabajadores.

Pero este es un momento, no es más. Definitivamente le dotan de mayores argumentos a la necesidad de fortalecer la organización de los obreros, de todos aquellos que venden su fuerza de trabajo y viven en condiciones de explotación para direccionarlos, bajo guía ideológica correcta, a destruir el viejo estado burgués-terrateniente no antes entender que si no luchamos, combatimos y destruimos al revisionismo nada habremos avanzado en las tareas por conquistar el Poder para los obreros y campesinos explotados.

En este 1º de mayo refrendamos una vez más la necesidad de la alianza obrero-campesina-popular con la finalidad de fomentar los esfuerzos vitales por emprender con la Revolución de Nueva Democracia haciendo uso de la Guerra Popular.

Que el imperialismo, la gran burguesía y los terratenientes tengan claro que su destrucción se proclama desde el más elemental ideario de la clase obrera. Que el revisionismo, punta de lanza de la burguesía en filas del proletariado también sepa que el proletariado y sus aliados tenemos claro que su aniquilamiento y destrucción son una necesidad impostergable, inapelable y urgente.

La Revolución de Nueva Democracia se construye en el día a día, en el fomento de la alianza de obreros, campesinos pobres y pequeña burguesía explotada. En la creación de las condiciones subjetivas para desatar la Guerra Popular. En la permanente y cotidiana lucha contra el imperialismo, el viejo Estado y el revisionismo. En el total y cabal entendimiento que solo con la dirección del proletariado en las luchas de las masas explotadas tendremos la garantía de que las luchas converjan en la Guerra Popular y con ella conquistar la meta dorada: el Comunismo.

¡VIVA EL 1º DE MAYO COMBATIVO, ROJO Y VICTORIOSO!

SI NO COMBATIMOS  Y DESTRUIMOS AL REVISIONISMO NADA HABREMOS HECHO

LA LUCHA DEL PROLETARIADO DEL ECUADOR SOLO TIENE SENTIDO EN LA MEDIDA QUE ESTÉ AL SERVICIO DEL PROLETARIADO INTERNACIONAL

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario