viernes, 7 de marzo de 2014

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA


Hoy más que nunca cobra fuerza la necesidad de dejar de lado la celebración del 8 de marzo como el día internacional de la mujer ya que urge entender que no todas somos iguales, que nuestra sola condición de mujer dice mucho y nada a la vez, pero nuestra condición de mujeres trabajadoras, oprimidas y explotadas en verdad lo dicen todo. En esa medida debemos hacer de éste día una proclama de lucha de la mujer trabajadora,  explotada pero sobre todo ¡REBELDE!

No hay nada que festejar, hay mucho por hacer. Por ejemplo: organizarnos, combatir, entender que la mujer lleva sobre sus hombros la mitad del cielo y deben conquistarla (Mao Tse-tung)

En el mundo se viven una serie de conflictos producto de la crisis y voracidad del imperialismo y de la gran burguesía. En el país no es diferente. El régimen fascista de Correa a emprendido con una reforma estatal del capitalismo burocrático y para ello han pretendido hacernos creer que vivimos una revolución. ¡¡Falacias!!, las revoluciones, compañeras, no se las hace en las urnas, no la hacen los ciudadanos, las hacen hombres y mujeres identificadas por su carácter de clase. Y precisamente es lo importante a rescatar, que la mujer tiene valía no únicamente por su condición de mujer, de madre, de trabajadora sino por su condición de clase y su disposición para la lucha. La mujer digna, rebelde es aquella que asume una posición de frente al mundo y sus realidades, sus contradicciones. Mujer digna es aquella que se pone del lado de los obreros, de las campesinas pobres, de las vendedoras, artesanas, en fin, de las trabajadoras explotadas y que buscan por todos los medios emanciparse.

Pero para poder darle sentido a nuestra condición de mujer necesitamos organizarnos. Nunca más en los partidos en los que somos utilizadas como “ganado” electoral.  Nunca más en los partidos que se dicen revolucionarios donde trafican con nuestra crítica situación de opresión, discriminación, explotación y marginación para terminar coludiendo con quienes precisamente nos discriminan y explotan. Nunca más en las organizaciones del feminismo burgués donde solo pretenden incluirnos en el Viejo Estado que es donde se reproducen las taras semifeudales de la discriminación, el machismo y la explotación. Necesitamos crear nuestra propia organización, nuestro propio movimiento, donde no escondemos para nada nuestros propósitos, donde tenemos claro que si no es en el camino democrático que es el camino de la revolución no podremos conquistar ninguno de nuestros derechos. Que si no nos pertrechamos de la correcta ideología nada podremos conquistar.

Una organización que nos agrupe y nos conduzca por el camino correcto a luchar incansablemente por la conquista de nuestras reivindicaciones de género, como madres, como compañeras y sobre todo como ser componentes de una clase que a pesar de estar hoy oprimida y explotada está destinada a conquistar el Poder.

Hoy, 8 de marzo, un día más de lucha de la mujer trabajadora, explotada, discriminada y oprimida te invitamos a fortalecer las filas del MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR consientes de que solo en la organización y en la lucha podremos conquistar derechos y libertades.

VAMOS A DESATAR LA FURIA DE LA MUJER OPRIMIDA POR LA
 CONQUISTA DE NUESTROS HISTÓRICOS Y LEGÍTIMOS DERECHOS.

POR LA NUEVA DEMOCRACIA: ¡¡MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR!!


DESENCADENAR LA PODEROSA FUERZA DE LA MUJER PARA 
LEVANTAR LA MITAD DEL CIELO

No hay comentarios:

Publicar un comentario