domingo, 5 de octubre de 2014

UNIDAD POPULAR: LA MONA POR MÁS QUE SE VISTA DE SEDA, MONA QUEDA.


Ante la aparente “reorganización de la derecha”, el régimen fascista propone un nuevo reordenamiento de las fuerzas progresista y de izquierda, vehículos que se suponen  permitirá “conquistar la segunda y definitiva independencia”. Claro, hay que entender que a esta convocatoria asiste gran parte del revisionismo (PCE),  del oportunismo manifiesto en algunas organizaciones indígena-campesinas y otras agrupaciones populares sujetas del clientelismo.

Por otro lado, el revisionismo que ha sido defenestrado políticamente por parte del actual régimen y que por ahora ya no son sujetos electorales (MPD) arrecia nuevamente con un nuevo nombre UNIDAD POPULAR, pero con la misma estructura e ideario político servil a los intereses de la democracia burgués-terrateniente y consiguientemente del imperialismo.

Hay un viejo adagio que dice: la mona por más que se vista de seda, mona queda. Es precisamente lo que pasa con el MPD. El cambio de nombre no busca reformular sus mecanismos de lucha, sus propósitos, por el contrario, pretende ser una respuesta emergente a las contradicciones circunstanciales que tiene con el régimen de turno, pues volverá sobre los fueros burocráticos, las elecciones burguesas, a traficar con los intereses, necesidades y luchas de las masas, pero sobre todo, serán (al igual que el revisionismo pro gobierno) el principal impedimento para que desatar la revolución de nuevo tipo.

La historia de la lucha de clases y en ella, la lucha en contra del revisionismo nos ha enseñado que el revisionismo jamás ha podido emerger de sus crisis, de su bancarrota, sin contar con la ayuda o el apoyo de la reacción. Esta ayuda le viene desde distintos lados, uno de ellos es el “juego democrático” que viabiliza la posibilidad de tan solo cambiar la razón social para seguir siendo el mismo reducto del revisionismo más lacerante en filas de la clase y de la organización popular. Y claro, la otra ayuda por ahora de la burguesía compradora que ve en esta “izquierda” tontos útiles a su oposición gubernamental.

Proletariado y pueblo del Ecuador ¡ALERTAS!,  no hay que dejarse confundir, la UNIDAD de los sectores progresistas y de izquierda a la que convoca el régimen fascista es un entrampamiento para seguir haciéndonos creer que la reforma que vivimos ahora es una revolución. ¡PATRAÑAS!, no pasa de ser sino la urgente restauración del capitalismo burocrático que vive la mayor crisis de su historia.

Proletariado y pueblo del Ecuador ¡ALERTAS! La UNIDAD POPULAR, no es otra cosa que el revisionismo con otro nombre, es la misma unidad de aquellos que trafican con tus luchas con otro ropaje. Son los mismos que han colaborado con regímenes reaccionarios como el de Lucio Gutiérrez. Son los mismos que ayudaron a levantar el actual proyecto fascista de Alianza País pero que fueron dejados de lado en el reparto de la troncha y hoy juegan a ser oposición.
El proletariado y el pueblo deben generar sus propias organizaciones, ajenas total y absolutamente a cualquier vía que nos mantenga en el camino burocrático, que es el camino burgués-terrateniente, el de las elecciones burguesas, el del constitucionalismo burgués-terrateniente.

INDEPENDENCIA DE CLASE y propias formas de lucha. Es lo que hay que fomentar, generar, desarrollar y sostener, sin ese elemento manifiesto en la ideología del proletariado, hoy marxismo-leninismo-maoísmo, nada avanzaremos, por el contrario, seguiremos creando las condiciones para que “muertos vivientes” como el MPD, el PCE, socialistas, troskistas, anarquistas sigan engañando y dispersando a la clase y a las masas.


1 comentario: