viernes, 21 de noviembre de 2014

LA MARCHA DEL 19 DE NOVIEMBRE: LA BANCARROTA DEL REVISIONISMO Y DEL OPORTUNISMO.

La marcha del 19 de noviembre realizada en Quito, desnuda, una vez más, la bancarrota del revisionismo y del oportunismo.

No podemos “tapar el sol con un dedo”. La convocatoria fue limitada, las masas se resisten a asistir al llamado de los falsos dirigentes y eso evidencia también la pérdida de credibilidad que tiene la dirigencia de viejo tipo del sindicalismo al interior de las centrales sindicales y de la organización popular. La cancina perorata revolucionaria que termina por  agonizar de rodillas en las urnas electorales y que hoy en día recibe la mano y el aliento que le otorga la burguesía compradora para tratar de remediarse.

Si por un lado el régimen fascista movilizó a las masas el 15 de noviembre para mostrar el “soporte” que tiene su política anti obrera, rentista, represiva; el 19 de noviembre la marcha de la oposición mostraba las verdaderas intensiones del revisionismo que desde ya tratan de definir su línea electoral en perspectiva.

Hay que decirlo: En la marcha hubo, a decir del régimen, más de 1.500 policías uniformados, dos helicópteros, además un número indeterminado de miembros de inteligencia militar y policial que merodeaban –como perros de caza- por la periferia de la marcha tomando fotos y filmando a quienes estaban presentes en la movilización. Es el mecanismo que busca condicionar e intimidar. Banalidad represiva.  ¡tantos represivos como manifestantes!
Poco o nada le importa al revisionismo la agresión que está imprimiendo el régimen a las masas trabajadoras. Se deslizan bajo el argumento de la oposición a la que dicen representar desde la “base” esgrimiendo reivindicaciones como el derecho a la “consulta popular” que resulta ser la misma consigna que ha venido emitiendo Lasso, Acosta, Lourdes Tibán, que dicho sea de paso, los dos últimos también se incorporaron a la dirección de la marcha conjuntamente con ex asambleístas y ex ministros del régimen que se quedaron a la vera en la repartición de prebendas burocráticas.

La moral del revisionismo está por los suelos, a pesar de su relativa participación cuantitativa, cualitativamente pierde dirección en las masas, y eso es bueno, a eso hay que apuntar, a quitarle la dirección, a desenmascarar sus verdaderos objetivos para poder imprimirlo sello de clase al sindicalismo en país.
Es dentro de ese contexto que dos destacamentos de comunistas aupados en el Frente de Defensa de Luchas del Pueblo incursionaron en la marcha con la finalidad de enarbolar las banderas del Frente, del Maoísmo, del Movimiento Femenino Popular, volanteando en contramarcha, dejando ver que si bien es cierto estamos en contra del régimen, que lo combatimos por su carácter burgués burócrata, corporativista y fascista, también estamos en contra de la manipulación de las masas por parte del revisionismo y oportunismo que se dice de oposición.

Se entregaron cientos de hojas volantes y con la moral comunista en alto se confrontó la presencia del revisionismo de manera decidida y con profundo orgullo de clase.

El 19 de noviembre se ha cumplido una jornada más de lucha, contra el régimen y contra el revisionismo de oposición. La independencia de clase poco a poco se va fraguando y consolidando al interior del movimiento obrero. Hay mucho por hacer, pero sobre todo, estamos dispuestos a hacerlo.

Ante el rojo grito de: LA REBELIÓN SE JUSTIFICA, ¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO! Las masas, independientemente de sus direcciones aplaudían y respondían afablemente a la presencia de los camaradas y compañeros del Frente, supieron captar el mensaje y el porqué de nuestra presencia en la marcha.

Hay que preparar nuevas jornadas de lucha en contra del régimen y del revisionismo. No hay que darle tregua al fascismo y su proyecto corporativista que apunta a desaparecer los sindicatos, pero defenderlos no será para entregarlos una vez más al revisionismo, sino para hacer de éstos un destacamento de organización y lucha de los trabajadores en defensa y conquista de sus derechos y un permanente ejercicio del Nuevo Poder bajo guía proletaria.

Pueblo del Ecuador:
LA REBELIÓN SE JUSTIFICA: ¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!
APLASTAR AL REVISIONISMO ES UNA NECESIDAD INSOSLAYABLE PARA RECUPERAR EL SINDICALISMO EN EL PAÍS Y ENRUMBARLO EN EL CAMINO CORRECTO, EL DE LA NUEVA DEMOCRACIA
¡VIVA LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA EN EL ECUADOR!


No hay comentarios:

Publicar un comentario