jueves, 23 de agosto de 2018

Septiembre 2018 LA CRISIS DEL CAPITALISMO BUROCRÁTICO EN CIFRAS Y LAS MEDIDAS ECONÓMICAS DEL RÉGIMEN DE MORENO



El pueblo del Ecuador vive un momento extremadamente difícil, complejo, que no tiene visos de solución y que, por el contrario, la crisis se avizora de manera más dramática.

Mientras el régimen de Moreno, la izquierda boba, revisionista y oportunista; los sectores más retardatarios del país siguen levantando cortinas de humo con la corrupción del régimen de Correa, la violencia en la frontera norte, el caso Assange, las mismas cifras oficiales dan cuenta de la crítica situación por la que atraviesan las masas, el común de los ecuatorianos.

6 de cada 10 ecuatorianos no tienen trabajo, o, si lo tienen, es parcial, con salarios por debajo del básico.

Estudios calificados de la Facultad de Economía de la Universidad Central reportan algunos indicadores a ser considerados como referenciales.

A nivel nacional, el número de personas por debajo de la línea de pobreza (cuyo ingreso familiar per cápita mensual, a la fecha, estuvo por debajo de los $84.72) aumentó al 24.5% y el de aquellas por debajo de la de la pobreza extrema o indigencia (con ingresos por debajo de los $47.74) aumentó al 9%.

Alrededor de 504 mil personas adicionales pasaron a la condición de pobreza y, de ellas, unas 185 mil más a la de pobreza extrema en solo el primer semestre de este año.

En el mismo semestre, las cifras de “empleo adecuado” (empleados) se redujeron en 9.2%, una severa caída de más de 300 mil personas que explica gran parte del súbito aumento de la pobreza. No obstante, las tasas de desempleo y subempleo bajan y las de Población Económicamente Inactiva se mantienen virtualmente estables. El llamado “trabajo informal” pasa del 44.1 al 47.5%, lo que puede ser la contraparte de la caída del empleo adecuado. A nivel exclusivamente urbano, se aprecia una desmejora algo más explícita con una tasa de empleo bruto que pasa del 62 al 59.9%, una de participación bruta que baja de 65.9 a 63.2%.

Mientras tanto, Moreno, después de haber consolidado posiciones o relaciones estratégicas con el imperialismo yanqui, de retomar con más bríos los fueros del FMI, persiste en la exploración minera a gran escala en las provincias de Imbabura, Carchi y Esmeraldas.

Precisamente en Carchi-Esmeraldas, donde se supone hay control militar ante la presencia de la disidencia de las FARC (terrorista, dicen), donde se decretó el estado de excepción, se limitan las garantías constitucionales, se restringe el paso a personas no habituales en la zona; se controla el micro comercio, el uso de celulares, etc., “se sugiere”, además, que las personas, visitantes y campesinos, no transiten ante el aparente peligro de ser secuestradas. Es decir, mientras esto pasa, las avanzadas de exploración minera de las transnacionales hacen “su agosto”.

En los inmensos bosques selváticos que están al filo de la frontera, cualquier campesino de la región, al transitar por esas montañas, se puede topar con osos de anteojos, pumas, venado de campo, nutrias y con mucha regularidad con equipos de trabajo de la minera GOLD & SUN que están en la etapa de exploración y recolección de muestras. Es decir, hay todo, menos violencia guerrillera, secuestros, presencia de elementos armados, etc.

Hay inseguridad para el campesinado pobre, pero hay la absoluta libertad y seguridad para las grandes empresas mineras. Ese es el trasfondo del todo el sainete montado en las provincias de Esmeraldas, Imbabura, Carchi y Sucumbíos.
La presencia de estas transnacionales de la minería, no solo que apuntalan el programa económico del régimen, sino que propenden la destrucción de bosques, ríos, etc., sino que desestructuran la unidad de los campesinos ya que los ha llevado a una confrontación que en cualquier momento adquiere características violentas.

Un campesino a lo largo de estas provincias, gana un” diario” que oscila entre 10-12 dólares, mientras que las mineras pagan 25 dólares por día a quienes les sirven de guías, carga, etc. Obviamente dadas las circunstancias, la oferta de mano de obra a las trasnacionales se acrecienta; pocos son los escogidos, y aquellos que no pueden “colocarse”, siguen lidiando con el diario (cuando hay obviamente ya que la contratación no es regular, depende de las etapas de desmonte, siembra o cosecha) y con él de sus serias limitaciones económicos que devienen en sociales.

Hoy, el gobierno entreguista de Moreno, sujeto de la línea política de la NATO para contrarrestar conflictos internos, (guerra irregular, le llaman), prevé la necesidad de legitimar al régimen y a sus fuerzas armas. Y eso es precisamente lo que están tratando de hacer para ganar lo que esa organización militar del imperialismo llama la “línea base”, que es dónde se supone se mueven los grupos “irregulares”.

La participación de las universidades, gobiernos locales, empresas, y desde luego, el aparato público, es masiva, no obstante, opera sobre los elementos subjetivos de la economía y de la política, en esa medida nada, absolutamente nada de lo que hagan podrá revertir una situación o espíritu de rebeldía que se va fortaleciendo al interior del campesinado pobre que cada vez más se muestra rebelde, combativo y que desesperadamente busca nuevas formas de organización que canalicen sus reivindicaciones, su lucha y sus propósitos estratégicos.

Hoy, el gobierno entreguista de Moreno quiere pegar con babas las profundas contradicciones antagónicas que hay en el país, particularmente en la frontera norte; no entiende que el problema es estructural, que descansa en la naturaleza del Estado, del capitalismo burocrático, de la presencia imperialista en el país, de nuestra condición semifeudal y semicolonia, y las contradicciones que genera esto último, solo pueden ser dirimidas con guerra popular, lo demás, salvas de humo.

LAS MEDIDAS ECONÓMICAS, CARGA PARA EL PUEBLO

Nada nuevo bajo el sol. El fundamento es el mismo, que las masas sean las que carguen con la crisis del viejo Estado.

Incremento en precio de combustible (gasolina súper).  De 2, 26 a 2,98 dólares. Al respecto torpemente y de manera reduccionista el régimen sostiene que esta medida afecta sólo a consumidores que tienen vehículos de alta gama, sin tomar en cuenta que quienes acceden a este combustible van a mudar al uso de gasolina extra, que también es subvencionada y cuyo volumen de consumo/venta se va a incrementar, y con esto, el gasto estatal. Pero ese es un aspecto extremadamente subjetivo, el tema pasa porque el precio del combustible, sea el que sea, siempre define el precio de la energía y todo el costo marginal; es decir, al incrementar los precios de los combustibles golpea de forma directa la relación ingresos-gastos de los sectores populares con excepción de la gran burguesía a quienes, la medida, no les es representativa bajo ningún punto de vista.

Vuelve sobre las medidas fondomenetaristas, le llaman “achicar el tamaño del estado; ya lo hizo el burgués comprador Sixto Durán Ballén entre 1992-1994; se eliminan 7 ministerios y otras dependencias. Venta de vehículos del sector público, restringir pago de celulares y movilización de burócratas e incrementar créditos para emprendimiento. 

Objetivamente, las medidas no aportan de manera significativa para confrontar el déficit fiscal. Muy difícil que el gobierno pueda reunir 1.600 millones de dólares con esta medida. Conmutar los intereses en mora de las grandes empresas privadas, fortalecer el régimen impositivo directo e indirecto; incremento de deuda con la banca mundial y, en particular, con el FMI, es el verdadero centro de gravedad del programa económico de un régimen que no hizo mucho esfuerzo de migrar de burócrata a burgués comprador.

¡FUERA MINERAS TRANSNACIONALES EN LA FRONTERA NORTE!

¡GRINGOS, GO HOME!

¡A CONFRONTAR AL RÉGIMEN ENTREGUISTA EN LAS CALLES!

¡NO A LAS MEDIDAS ECONÓMICAS PORQUE SIEMPRE DESCANSAN SOBRE LOS HOMBROS DE LAS MASAS!

¡NO A LAS MEDIDAS FONDOMONETARISTAS DEL RÉGIMEN ENTREGUISTA DE MORENO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario