EL VIEJO ESTADO LE DECLARA LA GUERRA ARMADA A LAS MASAS


Pueblos de todo el mundo, tened coraje, atreveos a luchar,
 desafiad las dificultades y avanzad en oleadas.
 Así el mundo entero pertenecerá a los pueblos.
 Los monstruos de toda especie serán liquidados.
Presidente Mao

La guerra revolucionaria es una antitoxina, que no sólo destruirá el veneno del enemigo, sino que también nos depurará de toda inmundicia”
Presidente Mao



Moreno sale en defensa del viejo estado. Desboca, es un perro rabioso. Cambia la cúpula militar porque le increpa que no tuvo contundencia necesaria para contrarrestar la rebelión popular de octubre. Ojo, esto no quiere decir que no fueron represivos, cruentos. En la Esperanza, Imbabura, desataron guerra abierta contra el pueblo, pocas veces vista pero valientemente contrarrestada por las masas, no obstante Moreno quería más, quiere más, quiere sangre derramada para mostrar su autoridad, hacer prevalecer los dictámenes del FMI y espolear al capitalismo burocrático a cualquier precio.

Con la policía Moreno se siente conectado, de hecho, en una cena que realizó con miembros de esta proterva institución en el “palacio” presidencial, condecoró precisamente a aquellos que tienen sobre sus hombros la responsabilidad de haber asesinado a 12 manifestantes.

Moreno, un remedo de fascista excita a una mayor reaccionarización de los aparatos represivos; a ser más contundentes, a combatir a los combatientes del pueblo a quienes acusa de “golpistas”, “delincuentes, “subversivos”; al “terrorismo infiltrado en la organización sindical, popular e indígena” (dice), a las organizaciones guerrilleras.

Es obvio, se ve venir una campaña de persecución y represión. De hecho, cientos de manifestantes este momento están siendo enjuiciados por rebelión y terrorismo (herencia del correísmo en el Código Orgánico Penal), es más, un joven de 14 años confronta una acusación de este orden: terrorismo.

La nueva comandancia militar advierte (sentencia) de la necesidad de contrarrestar a los subversivos. Luis Maldonado, comandante del ejército habla de la existencia de “amenazas en desarrollo que tienen vínculos y carácter internacional”.

Los aparatos represivos se ven urgidos de identificar los “centros de gravedad” de estos movimientos y organizaciones revolucionarias. Identificar sus estructuras, su dirección, “descabezarlos”, eso dicen y pretenden, y entonces se vienen momentos difíciles que la organización sindical, popular campesina y su vanguardia revolucionaria debe confrontar con decisión y correcta dirección ideológica.

Están heridos. Y los saben. Claman más hombres, recursos técnicos, armamento, tecnología electrónica. Están heridos, sienten que las masas le infringieron una derrota dura, contundente, se sienten humillados, de hecho, fueron humillados, y eso es bueno porque deben entender que por encima de la clase y del pueblo no hay fuerza armada que pueda sostenerse, que los hacedores de la historia son las masas, y ellas marcan el ritmo de la sociedad en su conjunto en el ejercicio de la lucha de clases.

Militares y policías se quieren mostrar envalentonados, amenazantes, pero no dejan de ser sino soldados de papel. En la frontera norte lo mostraron, no diferente en la rebelión de octubre. La ínfula fascistoide y paranoica del ministro de defensa dejan ver esta situación. Son como un animal herido, y eso tiene otro aspecto, los vuelve peligrosos porque tienen sed de revancha, de mostrar un triunfo, y no hay duda, serán pragmáticos y harán todo lo posible por “reivindicarse” ante el viejo estado y el imperialismo.

Se vienen tiempos difíciles, pero el presidente Mao nos enseñó la manera de superarlos, hay que tener confianza en las masas, en el partido, son principios fundamentales, si dudamos de ellos nada podremos cumplir.

Con cantos de guerra el régimen y su aparatoste militar declaran su ofensiva militar contra las masas. Enjuiciamientos, cárcel, persecución, tortura, muerte, eso es lo que nos sentencia la reacción. Y si viene, pues bienvenida, no encontrará al elemento consciente de la clase de rodillas ni colocando la otra mejilla. Palabra por palabra, golpe por golpe, sangre por sangre; esa es la lógica que será puesta en tensión. Hay que contraponer a la violencia reaccionaria, la violencia revolucionaria; como lo señala el presidente Mao, “La guerra revolucionaria es una antitoxina, que no sólo destruirá el veneno del enemigo, sino que también nos depurará de toda inmundicia”.

 "La política es guerra sin derramamiento de sangre, en tanto que la guerra es política con derramamiento de sangre”, las dos formas de la guerra política son las que han marcado el quehacer de la clase y las masas hasta ahora. Esta etapa de construcción/destrucción atraviesa esa manera de plantear la política, de las dos formas, con violencia y sin violencia. Pero no perder la perspectiva, la guerra sin derramamiento de sangre debe apuntar y servir a la violencia revolucionaria, caso contario, por sí sola no es garantía de nada, no sirve.

La guerra además de tener sus propias leyes de desarrollo y su propia dinámica, en determinadas condiciones asume formas particulares en contextos específicos como el que estamos atravesando este momento. El enemigo combate a su manera. Nosotros a la nuestra. No hay que ceder ni perder la iniciativa. ¿Qué es la iniciativa?, el presidente Mao señalaba, la iniciativa es la libertad de acción. Esa libertad no debemos perderla jamás, No hay que permitir que el enemigo nos arrastre a sus formas de lucha, a que marque las condiciones en dónde y cómo luchar.

La amenaza está lanzada. “vamos a trabajar más en las OPSIC, operaciones psicológicas”, dicen. Pues bien, Lo hicieron en los 90´del siglo pasado. Les resultó, en alguna medida. Nosotros aprendemos, ellos también, pero nosotros tenemos el acumulado y experiencia del proletariado internacional, la guerra popular en el Perú, rico manantial de experiencias y sabiduría; la guerra popular en la India, Filipinas, Turquía ha forjado a los comunistas, al proletariado internacional. Hoy son otros los escenarios, otras las formas de hacer la guerra para ellos, pero también para nosotros, más en la medida que estamos fortalecidos con Pensamiento Gonzalo.

Hay que entenderlo aquí y ahora. El enemigo armado hará lo posible para aniquilarnos, pero por sí solos no pueden hacerlo, saben que tienen dificultades, saben que realizar tareas de inteligencia, fusiles, tortura, cárceles, no son suficientes, hará lo posible por aislarnos de las masas, y para eso tienen un arma importante: el revisionismo y el oportunismo; entonces, si es que no atacamos y aplastamos al revisionismo, el enemigo tendrá una ventaja difícil de eliminar.

En días pasados el secretario general de la OEA, Luis Almagro felicitó a Moreno Por haber defendido la democracia y “aislar la protesta social  de los violentos, de la criminalidad”, en una clara posición de respaldo a la violencia estatal que cobró la vida de 12 luchadores populares y más de un millar de heridos. Tanta miseria de la ONU y la dirigencia indígena y sindical siguen aceptando que el delegado de la ONU y la iglesia sean “garantes” de las negociaciones que se adelantan con el régimen sobre las medidas económicas. ¿Ingenuidad? ¡Algo está mal aquí!.

Adicionalmente a este encuentro, en la ciudad de Quito se realizó la séptima reunión de ministros de seguridad de las Américas. (Mispa). 14 representantes de la seguridad de los países de la región suman esfuerzos para delinear estrategias en contra de la “delincuencia internacional organizada” que no es otra cosa que aunar esfuerzos por “neutralizar” la creciente protesta y rebelión popular que despierta y se desata con fuerza en el tercer mundo, particularmente en Latinoamérica.

De este encuentro (MISPA) el régimen señala con cierto carácter superlativo el convenio firmado entre la policía federal de Brasil y la policía del Ecuador el 31 de octubre para “fortalecer las acciones en contra del crimen organizado”.

No hay problema, a este esfuerzo y coordinación internacional de la reacción y del imperialismo hay que contraponer el internacionalismo proletario, militante y combativo. Su estrategia debe ser anulada desde esta perspectiva, hacer de cada lucha en nuestros países un soporte a las luchas de los demás pueblos del mundo; que las luchas que emprenden las masas aquí, en el país, bajo dirección proletaria, sea un sustento a las luchas del proletariado internacional, sume a la Gran Revolución Proletaria Mundial, a los pueblos oprimidos del mundo; consiguientemente, que el imperialismo y sus gobiernos títeres no se sientan seguros en ningún lugar del mundo donde haya masas consientes y comunistas convictos de sus principios.

¡OPONER CON VIOLENCIA REVOLUCIONARIA A LA VIOLENCIA REACCIONARIA!

¡LOS CANTOS DE GUERRA DEL ENEMIGO DEL PUEBLO ATIZAN LA REBELIÓN POPULAR!

¡A LA CONTRAOFENSIVA DE LA REACCIÓN INTERNACIONAL, CONTRAPONER EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡VIVA EL LEVANTAMIENTO POPULAR EN CHILE, HAITI, CATALUÑA, IRAQ!

¡VIVA LA GUERRA POPULAR EN EL PERÚ, TURQUÍA, INDIA Y FILIPINAS!

Comentarios

Entradas populares de este blog

LASSO, DECLARA GUERRA CONTRA EL PUEBLO

¡CUIDAR LA SALUD Y VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

PRESIDENTE GONZALO: ¡HONOR Y GLORIA ETERNA!