LA GUERRA CONTRA EL CORONAVIRUS ES UNA GUERRA CONTRA EL PUEBLO



Más que una guerra en contra del coronavirus, el régimen ha desatado una guerra en contra de los pobres, de aquellos que si no venden y ganan el diario, no tienen que comer.

Militares, policías y municipales arremeten en los mercados en contra de los vendedores. Les destruyen sus casetas, sus puestos de venta; les decomisan los productos. Obviamente, la reacción de las masas es la protesta, sin embargo más puede la brutalidad represiva y muchos de ellos son llevados presos a las cárceles de la ciudad.

Cierto es, es importante mantener la cuarentena, pero no basta ordenar, ¡hay toque de queda y debe hacerse cuarentena!, el problema es que no se les presenta a los vendedores ambulantes o a los vendedores de los mercados de la ciudad (aproximadamente 50 centros de expendio popular) una alternativa que solucione problemas tan elementales como la alimentación diaria.

Desde luego, la pequeña, mediana y gran burguesía, desde sus casas exigen más mano dura de la represión para controlar a los informales y mercados que “no acatan la prohibición de circular”. Es fácil hablar con la alacena llena, sin la desesperación de ver a ancianos, mujeres embarazadas y niños sin tener nada que comer. Es fácil decir hay que quedarse en las casas, cuando cientos de miles de guayaquileños y de otras ciudades de la costa, viven en tugurios, en casas de caña con techos de zinc, sin agua potable, sin alcantarillado, en áreas reducidas de no más de 30 metros cuadrados donde viven por encima de los 5 miembros de la familia, sin alimentos porque no hay ingresos diarios; resulta humanamente imposible estar en esas condiciones encerrados.

A la final, habría que preguntarse ¿qué puede comer hoy en día un vendedor de cigarrillos, helados, refrescos, frutas, muy comunes en las esquinas?; aquellos que prestan servicios de carga, costura, en fin, y otros más a quienes la afección del virus viene, además del problema de salud, con problemas de índole económico, social, legal.

 Estar en las calles no es un problema de inconciencia o falta de solidaridad con un esfuerzo de atacar la pandemia que se entiende ser colectivo; es sencillamente una forma de poder alimentar a la familia porque la venta informal es el único recurso de vida.

Les pedimos y forzamos solidaridad, sin embargo ni el resto de la sociedad y mucho menos el gobierno es solidario con estos grupos humanos.

Los invisibles

Hay otros segmentos de la población que están siendo duramente golpeados. En el país existen aproximadamente 200 mil guardias de seguridad. La mayoría aupados en empresas manejadas por militares y policías en servicio activo y pasivo. Obvio, estos energúmenos exigen que los guardias asistan a sus puestos de trabajo de cualquier manera; al no existir transporte, los guardias lo deben hacer caminando, muchos de ellos rompiendo el toque de queda para poder llegar a sus relevos. Ya en sus puestos de trabajo el drama se reproduce en medio de las posibilidades el contagio, jornadas laborales extensas, sin alimentación, y condiciones precarias de trabajo.

Qué decir de las trabajadoras sexuales, de las prostitutas, de aquellas que venden su cuerpo, sobre todo en los barrios populares, mujeres discriminadas, marginadas; las desechables de una sociedad indolente. Aquellas trabajadoras sexuales que por estigma no pueden trabajar en otros segmentos de la economía.

Pago de deuda externa

En este contexto que deviene de salud en represión, una vez más la inoperancia del régimen se hace presente.

Martínez, ministro de economía acaba de anunciar el pago de capital de los bonos 2020 por 325 millones de dólares; los 215 millones de dólares por intereses de bonos vencidos serán pagados en las próximas semanas so pretexto de que cumpliendo con estas “responsabilidades “recibirán 2000 millones de otras fuentes. Es decir, objetivamente no se recibirán los 2 mil millones sino 1460 si descontamos los pagos anteriores. El régimen, además de represor, entreguista y miserables, es mentiroso.

Pero el tema, más allá de los números que expone el gobierno pasa porque NO SE DEBE PAGAR LA DEUDA EXTERNA, NI INTERESES, NI CAPITAL, porque resulta inhumano, incoherente e indigno hacerlo, menos en estas condiciones.

A esta medida se debe impedir que el CNE entregue los 145 millones de dólares a los partidos para la campaña electoral. Veamos si el oportunismo y revisionismo de los partidos electoreros apoya esta medida.

Hay que detener la ofensiva del gobierno y de sus aparatos represivos contra el pueblo; la guerra es contra el coronavirus; pero también contra la inoperancia estatal, gubernamental, que priorizan gastos o pagos de la deuda externa y otros en vez de atender las demandas que tiene el sistema de salud pública y aquellos sectores que no pueden ser encarcelados en sus vivienda sin tener opción de acceder a servicios y, a alimentación.

¡NI PERDÓN NI OLVIDO A ESTE RÉGIMEN HAMBREADOR, ENTREGUISTA,                           REPRESIVO Y MISERABLE!

Comentarios

Entradas populares de este blog

LASSO, DECLARA GUERRA CONTRA EL PUEBLO

¡CUIDAR LA SALUD Y VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

PRESIDENTE GONZALO: ¡HONOR Y GLORIA ETERNA!