VIVA EL DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA Y COMPROMETIDA CON LA REVOLUCIÓN


"Las mujeres que son la mitad del mundo y desarrollan el movimiento femenino por la emancipación de la mujer, tarea que es obra de las mujeres mismas, pero bajo la dirección del Partido." P. Gonzalo


El proceso de emancipación de la mujer solo puede darse en el curso de la liberación del proletariado y demás clases explotadas; pensar, que dicho proceso se lo lleve a cabo en el marco de la vieja sociedad y por fuera de la eliminación de las contradicciones antagónicas de clase, es oportunismo.

Con base a la reivindicación de las mujeres por tener mejor y mayor protagonismo en la vieja sociedad, se ha levantado una suerte de caracterización de la sociedad que descansa en un trillado discurso de ser “patriarcal”; figura que además de estar fuera de todo contexto histórico, no sólo ha sumido al feminismo burgués en un entrampamiento reivindicativo que no tiene fundamentos sólidos, y muchos menos, perspectivas importantes de que atienda una legitima reivindicación de las mujeres trabajadoras, sino que se ha dado modos por confundir el verdadero carácter de la sociedad, semifeudal y semicolonial donde las relaciones de producción no dan cabida a la participación de la mujer en la producción porque precisamente es vista desde una visión de inferioridad profesada desde la religión y los dueños de los medios de producción quienes consideran que la mano de obra de la mujer no tiene el mismo peso en relación a la que puede ofertar el hombre.

Abordar el feminismo desde el genérico: mujer, es un absurdo; coloca a las mujeres en el mismo saco, todas a un mismo nivel y condiciones, sin entender que la dinámica de esas mismas relaciones de producción en sociedades como la nuestra, una mujer en el campo es discriminada precisamente por ser mujer, campesina y a la vez por reivindicar su etnia, diferente a lo que sucede en las urbes y, sobre todo, a otras clases sociales.

De igual manera, al interior del movimiento indígena, campesino-popular, las mujeres pueden jugar roles diferentes en la sociedad no obstante mantener reivindicaciones similares.

En las protestas de octubre hubo mujeres combativas, comprometidas con la lucha del pueblo; pero desde las entrañas del movimiento indígena, también estuvieron presentes las miserables, las rastreras, las oportunistas, electoreras y traidoras al movimiento popular. Blanca Chancoso, Nina Pacari o Lourdes Tibán,  por ejemplo, uno de los más conspicuos ejemplos de que la sola condición de ser mujer e indígena no garantiza que sea consecuente con su pueblo, con la clase y con sus luchas. No diferente es la Malinche ecuatoriana: Diana Atamaint, soporte de uno de los instrumentos más representativos de la democracia burgués-terrateniente: el Consejo Nacional Electoral; o todas aquellas mujeres “triunfadoras” porque devinieron en empresarias, en dueñas de medios de producción y que reproducen explotación en la relación laboral que establecen con hombres y mujeres que no tienen otra cosa sino vender su fuerza de trabajo.

Mujeres agrediendo a los y las luchadores populares en octubre del año pasado. Mujeres disparando a los manifestantes; burlándose de las luchas del pueblo empotradas en sus uniformes policiales y militares.

Mujeres como Cynthia Viteri, convocando a detener y combatir por todos los medios a los manifestantes que se aproximaban a Guayaquil.  Diana Salazar, la fiscal general, una verdadera carcelera de los luchadores populares. No olvidar que la ministra del Interior Paula Romo, verduga del pueblo, nace en el seno de estos movimientos feministas burgueses que arrastran a las mujeres del pueblo a perder el norte o la perspectiva de qué es y en qué condiciones se puede y debe dar la emancipación de la mujer.

El 5 de marzo de este año, la ministra del interior anunció la graduación del primer contingente de mujeres indígenas como policías. 82 Kichwas, 23 Shuar y 1 Huaorani. Muy conveniente para el sistema de seguridad integrado y los planes que tiene la reacción de desmontar la organización campesina e indígena en el oriente. ¿Acaso por ser indígenas, estas mujeres, deben ser tratadas como tal o como enemigas del pueblo por estar al servicio del viejo Estado?, evidentemente, lo principal, su rol en la sociedad, el carácter de clase que han asumido para sí; consiguientemente deben ser tratadas como enemigas del pueblo y combatidas como a cualquier miembro de la reacción.

Hoy, al conmemorar un aniversario más de la mujer trabajadora y combativa, manifestamos un profundo saludo a la mujer obrera, campesina, popular y luchadora, comprometida con su pueblo y la revolución. Recogemos el legado que nos dejaran mujeres como Lorenza Alimaña, Manuela León; Dolores Cacuango, Tránsito Amaguaña, Rosita Paredes, Cecilia Hidalgo, Emilia y otras tantas más que jamás perdieron la perspectiva y responsabilidad en la lucha en contra del viejo estado. De igual manera es oportuno reivindicar en las luchas a la camarada Nora, Edith Lagos en el Perú o la camarada Sandra Lima en el Brasil; arquetipo de la mujer luchadora, conscientes de que las mujeres sostienen la mitad del cielo, porque con la otra mano sostienen la mitad del mundo.

¡POR LA EMANCIPACIÓN DE LA MUJER A TRAVÉS DE LA CONQUISTA DEL PODER!

¡DESATAR LA FURIA DE LA MUJER COMO FUERZA PODEROSA PARA LA REVOLUCIÓN!

¡SIN REVOLUCIÓN ES IMPOSIBLE LA EMANCIPACIÓN DE LA MUJER!

¡VIVA EL MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR!



Comentarios

Entradas populares de este blog

LASSO, DECLARA GUERRA CONTRA EL PUEBLO

¡CUIDAR LA SALUD Y VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

PRESIDENTE GONZALO: ¡HONOR Y GLORIA ETERNA!