TRABAJADORES DE LAS EMPRESAS EXTERNALIZADAS DEL HOSPITAL SAN VICENTE DE PAÚL, SIN INDUMENTARIA DE SEGURIDAD Y SIN SALARIOS



El Frente de  Defensa de los Trabajadores de Imbabura solidario en una actitud militante y solidaria, respalda la lucha emprendida por los trabajadores del hospital San Vicente de Paul, de la ciudad de Ibarra; sobre todo aquellos de las áreas críticas, semicríticas y no críticas,  quienes están atrasados en el pago de sus salarios, no cuentan con indumentaria que garantice puedan desarrollar sus actividades laborales en condiciones de seguridad, no sólo para los trabajadores, sino pacientes, personal administrativo y otros, convirtiendo, de esta manera, al hospital en un foco de infección que en lugar de solucionar los requerimientos de las masas y de la emergencia sanitaria, ha pasado a constituirse en un reproductor de la pandemia.

 Alrededor de 50 trabajadores de áreas críticas, semicríticas y no críticas no han recibido un pronunciamiento oficial de parte de las autoridades que explique por qué del retraso en el pago de sus salarios. Sin embargo, cuando los trabajadores se acercan a solicitar información a la señora Beatriz Carrera, asistente del Ministro de Finanzas  para que se asigne con carácter de urgente los recursos para atender las demandas del Hospital San Vicente de Paul, reacciona de una manera virulenta, prepotente y hostil con los trabajadores señalando que “por ahora no son necesarios ni emergentes  la adquisición de material y equipamiento de limpieza”.

Es importante señalar que los compañeros trabajadores son los que están en primera línea de lucha en contra de la pandemia; trabajadores de la limpieza que están en contacto permanente con personas infectadas, en áreas críticas y sin embargo carecen de vestimenta, gorros, mascarillas, desinfectantes y demás insumos necesarios para poder continuar con un trabajo, quizá el más sensible y expuesto al interior de los centros hospitalarios del país.

Los trabajadores de estas áreas trabajan en condiciones complejas, muy difíciles, además, son tercerizados, cuando se supone que la ley no permite este tipo de contratación.

Hay compañeros que están ya MÁS DE 4 MESES SIN SALARIOS. Aún desde antes de la pandemia, en enero de este año, solicitaron equipamiento porque laboran en condiciones de mucha exposición, sin embargo no fue atendido su pedido, ahora, en medio de la cris sanitaria, menos aún.

Son precisamente a estos trabajadores a los que se les declara héroes para disimular el mal trato, la precarización de su trabajo, el no pago de sus remuneraciones, más si se considera que los trabajadores hacen esfuerzos no valorados por las autoridades, como movilizarse desde Otavalo o Atuntaqui caminando o en bicicleta para poder llegar a su frente de trabajo en el Hospital.

Como no puede ser de otra manera, las autoridades niegan la situación por la que atraviesan los trabajadores y están preocupados de sostenerse en sus puesto en base a la desinformación a la ciudadanía; mintiendo sobre las condiciones de los pacientes y sobre todo, las condiciones en las que se desenvuelve la atención de los trabajadores de la salud al interior de las unidades.

El Frente de Defensa de las Luchas del Pueblo, exige a las autoridades regionales y nacionales intervengan para solucionar este legítimo pedido de los trabajadores quienes además de estar expuestos al contagio por falta de equipamiento tienen que sobrevivir sin que se les pague sus salarios correspondientes.

NO QUEREMOS QUE NOS TRATEN COMO HÉROES, SÓLO QUEREMOS QUE NOS TRATEN DIGNAMENTE COMO TRABAJADORES


EXIGIMOS SANCIÓN A FUNCIONARIOS INCOMPETENTES

NO AL MALTRATO Y PRECARIZACIÓN LABORAL

EXIGIMOS LA ASIGNACIÓN DE RECURSOS PARA EL CORRECTO FUNCIONAMIENTO DEL HOSPITAL

EXIGIMOS IMPLEMENTOS Y MEDIDAS DE SEGURIDAD QUE GARANTICEN LAS ACTIVIDADES LABORALES DE MÉDICOS Y DEMÁS TRABAJADORES DE LA SALUD

EXIGIMOS NOS PAGUEN NUESTROS SALARIOS ¡YA!


Comentarios

Entradas populares de este blog

LASSO, DECLARA GUERRA CONTRA EL PUEBLO

¡CUIDAR LA SALUD Y VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

PRESIDENTE GONZALO: ¡HONOR Y GLORIA ETERNA!