DEBATE ELECTORAL, MÁS CIRCO PARA EL PUEBLO

 

El domingo 21 de marzo se llevó a cabo el debate entre los dos candidatos a la presidencia, Arauz y Lasso.

Más circo para el pueblo; más distracción de las masas de las contradicciones y tareas que debería confrontar y resolverlas por otros medios.

La burda presentación de los candidatos expone las contradicciones existentes entre la burguesía compradora, (G. Lasso) y, la burguesía burocrática, (A. Arauz), contradicciones que no son antagónicas, no obstante la tendencia es a coludir.

 Discrepan en cuanto al rol que debe cumplir el aparato burocrático del viejo Estado. Los compradores demandan mayor flexibilidad y libertades para poder desplegar un modelo económico que favorezca a la empresa privada, la banca e importadores; la libre movilidad de capitales y obviamente, la privatización de las empresas y servicios públicos.

Del lado de Arauz, fieles al requerimiento de esa burguesía que demanda estar cerca o junto al aparato estatal para reproducirse económica y políticamente, apunta a un modelo de administración estatal más directo y activo, propio de los recovecos keynesianos.

Los dos, de la mano, coluden en defensa de la dolarización y con ella profundizar la penetración del imperialismo, vivificando nuestra miserable condición de ser una semicolonia.

Coluden en el sostenimiento del Estado, que independientemente de la funcionalidad administrativa en el ámbito fiscal y económico que le dé cualquiera de las dos fracciones burguesas, debe cumplir con su rol como instrumento de dominación en favor de los grandes terratenientes y grandes burgueses.

La debilidad en las propuestas esgrimidas por estos dos representantes de la gran burguesía y de grandes terratenientes no deja de generar incertidumbre en las masas, las mismas que están  totalmente devastadas económicamente; sin posibilidades  de recibir un tratamiento correcto, oportuno y eficaz en términos de salubridad (atención médica, vacunación contra la Covid ,etc.); grandes mayorías de trabajadores que confrontan un futuro incierto al percibir con cierta facilidad que ninguno de estos dos verdugos plantean soluciones objetivas al problema del desempleo, la pobreza, la ineficacia del aparato público y privado; inseguridad, dificultades en el manejo de la educación; es decir, de la crisis que vive el capitalismo burocrático.

Está claro, cualquiera de las dos facciones de la burguesía en la administración de gran parte del aparato estatal se ve venir con el látigo de la represión en una mano, y en la otra, con un modelo corporativo y económico que en nada favorecerá a nuestro pueblo.

Hoy, después del debate, la Conaie sostiene que “sus sueños no caben en las urnas”, pues bien, cabían mientras tenían a Yacu Pérez como candidato, sin embargo, hoy junto al trasnochado revisionismo de Unidad Popular convocan a las masas a votar nulo; ridículamente le llaman voto ideológico, y, ¿cuándo votaron por Lasso años atrás, o por la consulta, no era acaso voto ideológico? ¡Patrañas! se dan modos para querer legitimar la vieja democracia burgués-terrateniente. Pachakutik, se alinea más con Lasso, está claro, de todas formas ya estamos como acostumbrados a ver como su dirigencia se prostituye ante cualquier régimen para pretender devenir en burgueses burocráticos.

El 11 de abril será el último día de este régimen entreguista, hambreador, explotador y mentiroso de Moreno. Al día siguiente tendremos la apertura a un nuevo período de lo mismo, pero maquillado; algo así como enunciaban aquellas pintas en la época de la independencia, “último día del despotismo, primero de lo mismo” un nuevo verdugo manejando el destino de millones de trabajadores, campesinos y demás masas pobres que seguirán debatiéndose entre vivir, mediovivir o morir inmersos en una  crisis que no podrá ser superada sino en el marco de la revolución de Nueva Democracia y la conquista del Poder para obreros, campesinos pobres y demás masas explotadas bajo dirección del proletariado.

A las masas campesinas pobres no las representa su dirigencia oportunista; mucho menos Arauz o Lasso; a los obreros y demás trabajadores asalariados y explotados del país no los representa ninguna de las dos facciones de la gran burguesía; su verdadero trazo en la historia estará marcado únicamente por lo que puedan hacer con independencia de clase en aras de la conquista del Poder, por fuera de eso tan solo vivirán la ilusión del reformismo.

¡NI ARUZ NI LASSO; ESTOS MISERABLES NO REPRESENTAN A LAS GRANDES MAYORÍAS!

¡NO VOTAR, ORGANIZAR LA GUERRA POPULAR!


Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS ELECCIONES Y EL PRONTUARIADO DE SUS ACTORES

MPP: Conversaciones con la camarada Laura en las bases de las montañas vizcatan - Desarrollo de la campaña por la defensa del Presidente Gonzalo

PERÚ: NI UNA SOLA GOTA DE SANGRE POR LAS CONTRADICCIONES INTERBURGUESAS O POR LA NUEVA CONSTITUYENTE