LA EMANCIPACIÓN DE LA MUJER TRABAJADORA, UNA TAREA DE LA LUCHA DE CLASES Y DE LA REVOLUCIÓN

 


La emancipación de la mujer no encontrará en la lucha de género o en el feminismo burgués

el camino correcto para su concreción;  solo la lucha de clase y la lucha por el Poder

 permitirá que la emancipación de la mujer sea un hecho cierto!

 

Es imposible hacer la revolución sin la participación de las mujeres; pero también es imposible pensar que la emancipación de la mujer se pueda dar por fuera de la revolución y del Nuevo Poder.

Los niveles de participación de las obreras, campesinas pobres y del pueblo en general es cada vez más importante y decidora.

En el movimiento sindical del país, sobre todo asociado al elemento consciente de la clase que brega desde el sindicato de trabajadores de la salud, la presencia y lucha de las mujeres, además de ser superlativo, ha estado inscrito en niveles de dirección.

No diferente sucede en la brega que desarrolla el Comité de Campesinos Pobres, donde las mujeres realizan importantes jornadas de lucha, ya sea en la recuperación de tierras para el campesinado pobre como en la lucha por combatir y expulsar a las grandes empresas mineras.

Por principio nos negamos a considerar que el carácter de la sociedad ecuatoriana y en ella, del viejo Estado sea patriarcal, machista, porque sería desacatar lo que nos señala un correcto análisis materialista histórico y dialéctico. El rol de los individuos, independientemente de su condición étnica, cultural, sexo o género, está íntimamente ligado al desarrollo de las fuerzas productivas, y en ellas, las relaciones de producción.

La sociedad ecuatoriana es semifeudal y semicolonial, y es precisamente bajo esas condiciones donde subyacen relaciones de producción que van de lo feudal a semifeudal, donde la explotación de la mujer es mucho más abyecta, directa y hasta cruenta. La servidumbre, expuesta en todas sus manifestaciones se expresa de mayor y mejor manera en la relación que establecen los dueños de los medios de producción con la mujer.

Como Frente de Defensa de las Luchas del Pueblo del Ecuador, bregamos por la necesidad de soslayar y combatir la llamada lucha de género o de sexo; fomentamos e impulsamos la lucha de clase,  porque consideramos que solo de esa manera apuntalamos las condiciones objetivas para la emancipación no solo de las mujeres, sino de todos los oprimidos del país y el mundo.

Nuestro rumbo ya está trazado, el de la lucha de clases y la lucha por el Poder; la huella aún está fresca: Rosita Paredes, Camaradas Cecilia y Camila; Norah, Edith Lagos, Sandra Lima. No permitamos que este derrotero sea entorpecido por las reivindicaciones y convocatorias postmodernistas, del oportunismo o del revisionismo; que el camino y la brega sean firmes e implacables hasta la conquista del Poder.

LA EMANCIÁCIÓN DE LA MUJER NO SE CONQUISTA EN LAS URNAS, SINO EN LA LUCHA

LA LUCHA NO ES DE SEXO O DE GÉNERO; ¡LA LUCHA ES DE CLASES!

¡VIVA EL MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR!

CECILIA, CAMILA, NORAH, EDITH LAGOS Y SANDRA LIMA, EN EL CORAZÓN Y LUCHAS DE LOS PUEBLOS OPRIMIDOS DEL MUNDO

¡VIVA EL MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR!






Comentarios

Entradas populares de este blog

LASSO, DECLARA GUERRA CONTRA EL PUEBLO

¡CUIDAR LA SALUD Y VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

PRESIDENTE GONZALO: ¡HONOR Y GLORIA ETERNA!