¡NO AL DIÁLOGO, SI A LA LUCHA!

 


Lasso corrobora lo que históricamente ha pasado en el país. En campaña electoral ofrecen solucionar los problemas más acuciantes que tienen sumida a las masas en la miseria. En el gobierno, les importa un carajo cumplir con dichas promesas.

Bajar el precio de los combustibles, reducir las tasas de interés que imponen los bancos, dinamizar la economía popular; alza de salarios, libre acceso a la educación superior, en fin, una serie de ofertas propias de un baratillo populista que cautivó, además de cierta población que no encuentra salidas a su crisis, al revisionismo y al oportunismo que fueron fundamentales en el triunfo del banquero.

Nada de lo que se propuso electoralmente se ha cumplido. Seguimos igual o peor que en el régimen del entreguista y corrupto Lenin Moreno. Hoy, los jóvenes siguen sin poder ingresar libremente a la universidad, las tasas de interés se mantienen, seguimos dependiendo de la política extractivista, sube el precio de los combustibles y con ellos, el costo de la canasta básica.

Estamos reeditando momentos críticos como los vividos en el feriado bancario; las masas emigran por decenas de miles a EEUU o Europa. El desempleo crece indeteniblemente; las masas no tienen dónde trabajar y la desesperación es el pan de cada día.

Hay que entenderlo, el diálogo al que convoca el régimen y que ha tenido oídos receptivos en el revisionismo no tiene razón de ser, menos aun cuando el banquero plantea como premisa que los precios de los combustibles no podrán bajar hasta alcanzar precios internacionales, de que la minería va porque va, es decir, no hay de qué y para qué aceptar el diálogo con el régimen cuando la agenda económica de éste es inamovible.

Nos aprestamos al inicio de un nuevo periodo académico. Nuestros jóvenes no pueden ingresar libremente a la universidad y, si es que lo logran de alguna manera, difícilmente podrán sostenerse en la misma porque sus hogares habrán perdido un soporte más a la posibilidad de contar con ingresos económicos para mediovivir. A estas alturas, literalmente, no tenemos nada que perder, salvo las cadenas; entonces es mucho lo que podemos ganar si nos atrevemos a luchar, y ya no desde la perspectiva electoral sirviendo al gamonalismo de la dirigencia sindical, campesina y popular cuyo único objetivo de estos miserables es corporativizar a las masas. Tenemos un mundo que ganar, pero ese mundo tiene un costo, la lucha, transitar por el camino de la guerra liberadora, el de las guerras justas, el del sacrificio supremo.

Si no luchamos, no conquistamos nada, si no luchamos, el régimen oprimirá más a las masas, si no luchamos, ellos, los enemigos del proletariado, de los campesinos pobres, de los hombres y mujeres sencillas de nuestro pueblo habremos perdido.

No al diálogo, si a la lucha. No al tráfico con la miseria de nuestro pueblo, sí a poner de rodillas al banquero.

¡SOLO CON LUCHAS SE CONQUISTAN DERECHOS Y LIBERTADES!

¡POR EL LIBRE INGRESO A LAS UNIVERSIDADES!

¡NO A LA REDUCCIÓN DEL PRESUPUESTO PARA LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS!

Comentarios

Entradas populares de este blog

LASSO, DECLARA GUERRA CONTRA EL PUEBLO

¡CUIDAR LA SALUD Y VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

PRESIDENTE GONZALO: ¡HONOR Y GLORIA ETERNA!