GABRIEL BORIC, LA EXPRESIÓN DE UNA IZQUIERDA DOMESTICADA

“Ultimo día del despotismo, primero de lo mismo”. Consigna que fue atribuida a los patriotas ecuatorianos que tenían claridad en el análisis de lo que significó la independencia del Ecuador respecto del colonialismo español.

Hoy, en Chile, esta consigna deviene en una sentencia. El triunfo del “izquierdista” Gabriel Boric, con el apoyo del Partido Comunista de Chile (revisionista, electorero) pudo acceder a la presidencia de Chile, un país semicolonial y semifeudal que se ha venido debatiendo en medio de la reforma estatal.

El triunfo de Boric se inscribe precisamente en eso, en la necesidad de que el viejo estado chileno tenga una reforma que le permita dar una bocanada de oxígeno al capitalismo burocrático y a la vieja dictadura de grandes burgueses y grandes terratenientes.

“Nada nuevo bajo el sol”.  Chile ha tenido al frente a dictadores militares, representantes de la burguesía compradora, de la burguesía burocrática, inclusive de un Allende (de reflexión tardía); por lo tanto, tampoco es extraño que hoy tenga a un “comunista” domesticado dispuesto a seguir arrastrando a las masas a transitar el camino burocrático, el de la democracia de grandes burgueses y de grandes terratenientes y dar hilo a ese esperpento ideológico que ha representado el bolivarianismo o el socialismo del siglo XXI.

El viejo Partido Comunista de Chile, totalmente ajeno a sus orígenes y propósitos plenamente trazados por Emilio Recabarren, se ha constituido en un verdadero aliado del viejo Estado y del imperialismo conjurando la lucha de clases, las luchas de las masas y convirtiéndose en una verdadera traba para el desarrollo de la revolución en Chile.

El proletariado de Chile debe sumarse al esfuerzo por retomar el camino de Recabarren, reconstituir el Partido Comunista, tarea que hoy está en manos de la Fracción Roja, verdaderos portaestandartes de la única elección y decisión posible que tiene el proletariado, el campesinado pobre, las minorías nacionales y demás pueblos oprimidos,  el de la guerra popular hasta el comunismo.

 

GABRIEL BORIC Y LOS SUEÑOS DE PERRO DE UNA IZQUIERDA DOMESTICADA, REFORMISTA Y REVISIONISTA

POR EL CAMINO DEMOCRÁTICO: ¡PREPARAR LA GUERRA POPULAR!

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!

¡VIVA EL PENSAMIENTO GONZALO!

¡SALVO EL PODER, TODO ES ILUSIÓN!


 

Comentarios

Entradas populares