sábado, 22 de octubre de 2016

LA MASACRE DE AZTRA: ¡¡NI PERDÓN, NI OLVIDO!!


El 18 de octubre de 1977, los trabajadores del Ingenio Azucarera Tropical Americana  “Aztra” ubicado en la Troncal, provincia del Cañar, fueron brutalmente reprimidos y asesinados por la dictadura militar.

En esa fecha, los trabajadores acompañados de sus familias se tomaron el ingenio azucarero para exigir que la “patronal” cumpla con lo estipulado en el segundo contrato colectivo que determinaba mejora salarial y la entrega de regalías a los trabajadores del Ingenio.

A las seis de la tarde de ese día, de manera intransigente la patronal dirigida por el coronel (r) Jesús Reyes con respaldo del Ministro de Gobierno, el tristemente célebre Bolívar Jarrín Cagueñas y el comandante de la Policía Nacional: Alberto Villamarín Ortiz, ordena a miembros de la tropa al mando de los verdugos: mayor Eduardo Días Galarza, mayor Lenin Cruz y un teniente  de apellido Viteri el inmediato desalojo de los trabajadores. 

Policías y militares, haciendo uso de armas de fuego  y armas cortas punzantes, arrinconaron a los trabajadores y sus familias contra los canales de irrigación del ingenio procediendo a desatar su cruenta violencia. En posición de ventaja, los criminales asesinaron a los trabajadores, mientras que otros tantos más fueron empujados a los canales de agua, donde murieron ahogados.

Los verdugos para justificar su sevicia manifestaron que los trabajadores estaban infiltrados por terroristas, comunistas.

Precisamente cuando el proletariado del Ecuador recuerda este doloroso acto de represión en contra de los trabajadores ejercitada por militares, la miserable y podrida izquierda revisionista del país, transitando el camino burocrático que es el camino de la reacción,  se alinea bajo el mando político  del general Paco Moncayo,  militar de la misma estirpe de Jarrín Cagueñas y demás verdugos  de los trabajadores de Aztra, para empujar la candidatura del gorila, verdadero representante de la burguesía burocrática y de los militares, tanto de servicio activo como pasivo, históricamente alineados con esa facción de la gran burguesía.

 Junto al gorila coincide lo más ruin de la izquierda revisionista. Sectores de la dirigencia del movimiento indígena-campesino ligados a Lourdes Tibán, Hurtado del ex MPD, militantes del PCMLE; del movimiento sindical revisionista: Tatamuez, Enrique Mora por el socialismo, Acosta y otros, se aúpan en esa magra danza de los procesos electorales que básicamente vivifican la vieja democracia burgués-terrateniente.

En memoria de los obreros masacrados en noviembre de 1922, de los trabajadores que lucharon y fueron vilmente asesinados en Aztra en 1977, en honor al proletariado y sus justas luchas, es importante señalar que la única vía que posibilita que éste pueda acceder al Poder es haciendo uso decidido de la violencia revolucionaria, de la guerra popular. Cualquier propósito electorero no pasa de ser sino un esfuerzo de bribones que trafican con la sangre y las luchas de la clase y del pueblo.

¡NO VOTAR!, es la consigna que dignifica no solo a los mártires de la clase masacrados en Guayaquil en 1922, o los trabajadores de Aztra en 1987, sino al proletariado y al pueblo en sus correctos propósitos por la conquista del poder.

¡NO VOTAR! y castigar de esa manera al oportunismo del indigenismo pequeño burgués que coludido con el  podrido revisionismo hoy se recuestan bajo las botas de los militares sableadores e históricamente represores del pueblo.

¡NO VOTAR! es la consigna, preparar las condiciones para desarrollar la revolución agraria con guerra popular, ¡es la tarea de momento!

¡HONOR Y GLORIA A LOS TRABAJADORES MASACRADOS EN AZTRA¡

                         ¡VIVA LA LUCHA ORGANIZADA Y COMBATIVA DEL PROLETARIADO                               Y PUEBLO DEL ECUADOR!

                                        ¡COMBATIR AL OPORTUNISMO Y AL REVISIONISMO                                                 CON PROFUNDO ODIO DE CLASE!






No hay comentarios:

Publicar un comentario