Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

NI VOTAR, NI ANULAR, LO CORRECTO: ¡DESTRUIMOS LOS SÍMBOLOS DE LA DEMOCRACIA BURGUÉS - TERRATENIENTE!

Imagen
El triunfo electoral de Alianza País era previsible. El imperialismo y la dictadura burgués-terrateniente requieren de este régimen para dar continuidad al proceso de reestructuración del viejo y caduco aparato estatal.

Se terminó la campaña de tráfico con la miseria y necesidades que apremian a nuestro pueblo.Ni los representantes de una expresión minoritaria de la burguesía compradora (Noboa, Lasso), ni la izquierda revisionista y oportunista (Acosta, MPD, Montecristi Vive, Pachakutik) han podido con la demagogia correìsta y han sucumbido en el discurso mentiroso y oportunista: unos ofreciendo la riqueza, los otros, el revisionismo, hacer la “verdadera revolución” desde las urnas sin considerar la necesidad de que para construir primero hay que destruir.

Por otro lado la campaña de NO VOTAR fue un éxito, más allá de que tuvo que confrontar serios problemas de seguridad en su desarrollo por el despliegue policial diseñado para neutralizarnos, y la necesidad de sobre la marcha apoyar a…

¡NO VOTAR! ECUADOR .

Imagen
LA CAMPAÑA ELECTORAL Y EL NO VOTAR.

La campaña electoral se desarrolla dentro de los parámetros de movilidad política propia de la democracia burguesa: ofertas de trabajo, alza salarial, soberanía, salud, etc., etc... Todos junto al pueblo, todos alimentándose en los mercados, caminando entre la insalubridad, falta de alcantarillado, vías, todos hijos y amigos del pueblo.
Todos ofreciendo inversión externa, vivienda, carros. Casi todos plantean la eliminación de impuestos, ingreso a la universidad de manera gratuita, en fin, todo lo que le falta a las masas explotadas y que nunca se les será entregado, pues las ofertas no pasan de ser sino demagogia electoral, espacio donde la izquierda rastrera y oportunista al igual que los demás partidos y expresiones políticas electoreras trafican con las necesidades del pueblo para tentar su apoyo en las urnas.
Sin embargo, las masas cada vez les creen menos. Si nuestro pueblo vota es porque está forzado a asistir a las urnas a cambio de la papeleta…