miércoles, 5 de septiembre de 2018

LA MIGRACIÓN Y LA CRISIS DEL CAPITALISMO BUROCRÁTICO



El Ecuador cerró el siglo XX con una crisis sin precedentes que subsistió hasta hace pocos años y que en alguna medida fue capeada por la reforma estatal emprendida por el régimen burocrático de Correa.

 En el período desde 1982, al año 1999 el PIB declinó en 7,3% medido en sucres constantes, y en dólares, en 30,1%; de 19.710 millones pasó a 13.769 millones de dólares. El PIB por habitante se redujo en casi 32%, al desplomarse de 1.619 a 1.109 dólares.

El país experimentó uno de los empobrecimientos más acelerados en la historia de América Latina: entre el año 1995 y el año 2000, el número de pobres creció de 3,9 a 9,1 millones; en términos porcentuales, de 34% al 71%; la pobreza extrema dobló su número de 2,1 a 4,5 millones, el salto relativo fue del 12% a un 31%. En estas condiciones se registró un deterioro acelerado de los índices de bienestar. El ingreso por habitante del Ecuador alcanzó apenas un 43% del promedio latinoamericano.

Lo anterior vino acompañado de una mayor concentración de la riqueza. Así, mientras en 1990 el 20% más pobre recibía el 4,6% de los ingresos, en 2000 captaba menos de 2,5%; entre tanto el 20% más rico incrementaba su participación del 52% a más del 61%.

Ante el mundo esta bancarrota se mostró o evidenció sólo en el precipitado proceso de emigración de compatriotas a los EEUU y Europa.

Cerca de 3 millones de ecuatorianos emigraron a EEUU y Europa, desestructurando hogares, abandonando sus pequeñas y medianas propiedades lo que generó un precipitado proceso de despoblación del campo, muchas de esas propiedades fueron adquiridas a precio de “gallina robada” por los especuladores, lo que viabilizó una mayor concentración de la tierra por parte de los especuladores y grandes terratenientes.

3 millones de ecuatorianos que por increíble que parezca aportaron durante más de 16 años con remesas que llegaron a superar los 3 mil millones anuales, estamos hablando hasta la segunda mitad del régimen de Correa, 2016; el segundo rubro más importante de ingreso de divisas al Estado, solo después de los ingresos por exportación de petróleo.

Es decir, el viejo estado no solo envió al exilio forzado a los compatriotas, sino que parasitó y vivió de las remesas durante años para saciar sus requerimientos que en última instancia terminaron por favorecer a la burguesía burocrática que tuvo la oportunidad de reproducirse económica y políticamente desde el aparataje estatal. De todas maneras, también benefició a la burguesía compradora, a los banqueros, que se encargaron de “legalizar” los dólares y euros que generaron los emigrantes abriendo sucursales bancarias en España y otros países de Europa.

Hoy han ingresado cerca de un millón de venezolanos al país. De esos 250.000 se han quedado a nutrir las filas de la desocupación, subempleo y empleo, haciendo más crítico los niveles de empleabilidad en el país.

Entonces, cuando vemos los orígenes de la emigración de venezolanos al mundo, estamos pensando en que los números expuestos anteriormente sobre la crisis del capitalismo burocrático en el Ecuador, son las cifras que hoy en día aqueja a las masas en Venezuela, y que de una u otra manera son un muestrario de la bancarrota que atraviesa el capitalismo burocrático en ese país y otros que caracterizados de la misma manera: semifeduales y semicoloniales.

En Venezuela, con una hiperinflación de más del 700%; entre el 2013 y el 2018 la economía se “encogió” en un 30%; la capacidad adquisitiva de la moneda nacional quedó en nada; el 5% de la población ha emigrado. El 25% de los niños sufren de desnutrición crónica; los precios se dispararon por encima del 2.000%; una caída del 11% del PIB. El precio de la canasta básica al 2018, se incrementó en un 400%;

Claro, sería un error manifestar que esta crisis corresponde básicamente al desgobierno de Maduro, imposible, es propio de la crisis cíclica del capitalismo burocrático, porque, dicho sea de paso, con Maduro o con la derecha compradora en el gobierno, la situación se venía igual. ¿Por qué?, porque esa economía, similar a la nuestra, semifeudal y semicolonial, depende del extractivismo, de la mono producción, incapaz de desarrollar sus fuerzas productivas porque el imperialismo no se lo permite, porque es lo cómodo para la gran burguesía de Venezuela que extrae más renta a las importaciones, a la movilidad de capitales financieros. Y no solo eso, porque el régimen de relaciones de producción es semifeudal y no se logra “acondicionar” a la penetración de los capitales rusos y chinos, que en pugna con el imperialismo yanqui desestabiliza la anémica estructura productiva; porque al depender de la mono producción (hidrocarburos), con la caída del precio del petróleo se derrumbó el presupuesto estatal y el déficit se volvió inmanejable. Y a todo eso, hay que sumar el criminal bloqueo imperialista que pretendía castigar al chavismo por su acercamiento a las otras potencias imperialistas.

Y la contradicción inter burguesa también puso lo suyo. La especulación, acaparamiento y sabotaje económico/comercial ejercitado por la burguesía comprador también influyó en que la crisis se vuelque más dramática para las masas.

Respeto de la inmigración de venezolanos al país, hay que sumar la presencia de cientos de miles de ciudadanos de Colombia, Perú y Haití que viven en el país por los beneficios que tienen al ganar en dólares y repatriarlos a sus países donde el cambio les otorga un plus. Es decir, no solo cargamos con la crisis del capitalismo burocrático del país, sino que de una u otra manera, a las masas, se les carga encima la crisis del capitalismo burocrático de Venezuela, Colombia, Perú y Haití.

Nosotros, el pueblo ecuatoriano, conocemos de las complejidades de emigrar para medioargumentar la vida de nuestros familiares y cargar a cuestas la crisis del capitalismo burocrático en el país, en esa medida nos solidarizamos con el pueblo venezolano, víctima del criminal bloqueo y agresión del imperialismo yanqui, que no escatima medios ni medidas para  neutralizar al régimen de Maduro Está visto, los EEUU no están dispuestos a tolerar en lo más mínimo cualquier manifestación política que no sea compatible con sus intereses; pero también combatimos al régimen reformista de Maduro que ha sido incapaz de responder a las expectativas de las grandes mayorías para dar paso al fortalecimiento de la burguesía burocrática y que ha encontrado, en las FFAA, a su principal exponente. De ahí su relativa estabilidad.

El proletariado y pueblo del Ecuador, se solidariza con las masas pobres de Venezuela, con sus luchas, con su firme posición antiimperialista; pero también manifiesta que estaremos atentos a que estos miles de venezolanos que ahora están entre nosotros, no se sumen a las fuerzas reaccionarias del país, sino que por el contrario, hagan filas del lado del pueblo, de la clase.

Las difíciles experiencias que han tenido que vivir las masas pobres en Venezuela les ha llevado a estigmatizar la revolución y al socialismo con la caricatura de revolución que ha emprendido los seguidores del socialismo del siglo XXI, la revolución ciudadana y la revolución bolivariana, en esa medida, son portadores también de un discurso desmovilizador, contrarrevolucionario que sólo favorece a las pretensiones de imperialismo y de las clases dominantes.

Propio de la ambigüedad del gobierno, mientras por un lado condenan al régimen de Maduro por la emigración de los ciudadanos, por otro lado, ocultan el rol que ha tenido EE.UU. en este magro proceso, y no solo eso, se solidarizan con los inmigrantes, pero les exigen pasaporte para el ingreso; posteriormente levantan la medida y fieles a la fatuidad de Moreno, implementan una medida “solidaria” de “bienvenidos” pero les ponemos a disposición buses gratis para dejarlos en la frontera con el Perú y continúen su viaje.

Cuánta estupidez, cuánta miseria de este régimen asesino. Fatuo, como él solo.

El problema del pueblo venezolano debe resolverlo el pueblo con correcta dirección de clase, no solo en contra del imperialismo yanqui, sino en contra del capitalismo burocrático y la dictadura de grandes terratenientes y grandes burgueses hoy recreada por el régimen corporativo y burocrático de Maduro.

Los problemas de los venezolanos los resuelven los venezolanos, pero sujetos del internacionalismo proletario, es responsabilidad del proletariado internacional dar todo el soporte ideológico y político porque el proletariado de Venezuela asuma, con correcta dirección ideológica, la responsabilidad de combatir a las clases dominantes, al imperialismo y así allanar el camino de la Revolución de Nueva Democracia, tránsito ininterrumpido al socialismo.

No obstante lo manifestado, si dadas las condiciones en las que el imperialismo se atreva a invadir militarmente Venezuela, es responsabilidad del proletariado internacional y los pueblos oprimidos del mundo, aunar esfuerzos por combatir al imperialismo yanqui en todos los planos, no como un acto de defensa al chavismo y a Maduro, sino como un acto de apoyo, solidaridad de clase y necesaria lucha en favor de las grandes mayorías de Venezuela quienes cargarán a cuestas con la responsabilidad de emprender una lucha directa y violenta de liberación nacional en contra del imperialismo y sus testaferros criollos.

¡QUE LA CRISIS DEL CAPITALISMO BUROCRÁTICO LA CARGUE LA GRAN BURGUESÍA Y LOS GRANDES TERRATENIENTES!

¡DESENMASCARAR EL CARÁCTER BURGUÉS Y CORPORATIVISTA DEL RÉGIMEN REFORMISTA DE MADURO!

LA MIGRACIÓN DE VENEZOLANOS ES PRODUCTO DE LA CRISIS DEL CAPITALISMO BUROCRÁTICO EN VENEZUELA Y DEL CRIMINAL BLOQUEO IMPERIALISTA

¡LA SOLUCIÓN PARA LAS MASAS EN VENEZUELA NO ESTÁ EN EMIGRAR, SINO EN LUCHAR!

lunes, 3 de septiembre de 2018

REGIMEN DE LENIN MORENO ¡ASESINO!


El 23 de agosto del 2018, en el control integrado de policía de Mascarilla, Imbabura, un joven de 23 años fue cobardemente asesinado por un miembro del Grupo de Operaciones Especiales de la policía, GOE.

En un confuso incidente suscitado después de un accidente de tránsito, un policía del GOE que se retiraba del lugar, de manera cobarde, alevosa y premeditada se dio vuelta y disparó directamente a la parte posterior de la cabeza de Andrés Padilla, quién estaba de espaldas.

Definitivamente se trató de una EJECUIÓN EXTRAJUDICIAL, en la medida que el policía estaba de servicio, uniformado, con arma de dotación policial y cumpliendo órdenes de sus mandos de dispersar a las personas que se oponían a la retención de un vehículo comprometido en el accidente de tránsito.

En primera instancia, el Ministro de Interior salió a justificar la muerte del joven aduciendo que fue en “legítima defensa” y qué, además, el fallecido era un delincuente.

Cuánta infamia de este miserable y del régimen que representa. Cuánta infamia y cobardía de la policía, valiente con jóvenes desarmados y gallinas el rato de confrontar al pueblo organizado y armado a lo largo de la frontera con Colombia.

Andrés Padilla era un joven deportista, jugó fútbol profesional en un equipo de segunda categoría; como la mayoría de jóvenes afro descendientes del Valle del Chota, el deporte y particularmente el fútbol es la única alternativa de vida para medio argumentar la vida en medio de tantas limitaciones y miseria.
Este hecho no es aislado, responde a la política de militarización de las provincias del norte del país; a la presencia de militares y policías que tratan de desenredar el “nudo gordiano” que se ha convertido la organización y alcances de lucha que presentan los campesinos pobres del Carchi, Imbabura y Esmeraldas. Representa a la nueva directriz y estrategia que implementan los EEUU en la región so pretexto de lucha en contra del terrorismo y el narcotráfico.

La mutación del régimen que de burgués burócrata devino en burgués comprador, le ha añadido toda esa acción violenta, policíaca, punitiva, represiva y violentadora de los más elementales derechos del pueblo.

La respuesta de la comunidad afro descendiente a este asesinato -particularmente del Juncal-, ha sido determinante. Aplicando nuevos criterios de lucha, ha sabido infringir duras respuestas al viejo estado, y no hay duda que las acciones de este pueblo valiente y digno pondrán de rodillas al Estado burgués-terrateniente hasta que se haga justicia y el Ministro del Interior pida disculpas por las falsas acusaciones que lesionan la memoria del compañero Andrés Padilla.

No bastará la respuesta de masas en las calles, en la carretera, tampoco la brega jurídica porque se condene al cobarde asesino con el máximo de la ley; que el viejo estado responda por un crimen de estado, sino que además, no habrá perdón ni olvido para los verdugos del pueblo, ya que sólo éste está en capacidad de castigar a quienes lo reprimen, asesinan y persiguen.


¡NI PERDÓN NI OLVIDO PARA LOS ASESINOS DEL PUEBLO!

¡POLICÍA NACIONAL: ÁGUILAS PARA COMBATIR Y REPRIMIR AL PUEBLO DESARMADO; GALLINAS PARA COMBATIR AL PUEBLO EN ARMAS!

¡LENIN MORENO, PERRO ASESINO DEL PUEBLO!